Pasos para fortalecer la disciplina y mejorar la crianza de los niños desde casa

 

La pandemia de la Covid-19 significó muchos cambios en la vida de las personas, de los cuales, uno de los principales afectados fueron los niños que tuvieron cambios repentinos en sus rutinas y costumbres, sin tener las herramientas necesarias para enfrentarlos.

Palabras como resiliencia y capacidad de adaptación han marcado el transcurso de la pandemia, sin embargo, es importante que sean parte de la crianza y educación de los menores, sobre todo cuando llevan una vida escolar desde casa.

Y precisamente esa nueva normalidad en casa, hizo visible los nuevos retos que enfrentaban los padres para fortalecer la disciplina en sus hijos, de cara a ajustarse a las nuevas rutinas en un contexto menos dinámico y atractivo para ellos como era la casa.

Para la directora del programa de Licenciatura en Educación Infantil de Areandina, Yanelis Yaneth Rimon, “la disciplina es la forma de inculcarle a los niños y niñas las normas, reglas y patrones alineados con su bienestar en presente y a futuro y su desarrollo en un contexto social, llevándolos a ser responsables de sus actos y a autocontrolarse”.

Es de suma importancia que los padres inculquen la disciplina a sus hijos desde muy temprana edad, ya que la misma los educa en conceptos como la responsabilidad, el autocontrol o el seguimiento de rutinas y normas que deben interiorizar para inculcar el respeto, tanto hacia a ellos mismos como hacia los demás”, asegura la directora Rimon.

A través de los años, se ha relacionado la implementación de la disciplina con el castigo físico y emocional, lo que según la experta, podría desencadenar efectos negativos en los niños. “Hay muchas maneras de educación y todas deben estar basadas en el ejemplo, el respeto, la colaboración, la empatía y la posibilidad de permitirles ser autónomos; se debe implementar desde temprana edad la disciplina positiva”, explica Rimon

Ante ello, la experta comparte seis consejos para fortalecer la disciplina en los niños desde el asertividad:

• Poner límites: Es importante que cuando se establezcan límites con los hijos, los padres se ciñan a ellos, es decir, estos no son negociables, de lo contrario los niños no lo tomarán en serio y recurrirán permanentemente a faltas ante sus padres.

• Enseñar con paciencia: Se les debe inculcar sus derechos y obligaciones para que ellos tengan herramientas para saber lo que pueden hacer y asuman las responsabilidades de lo que deben hacer. Esta enseñanza se debe dar a través de conversaciones que lleven a que los menores encuentren soluciones ante problemas.

• Aplaudir y exaltar los buenos actos: Elogiar las acciones que el niño o la niña realiza de manera acertada, le ayudará a reforzar las conductas que debe repetir.

• Dar rutinas: Establecer normas, reglas, y patrones a seguir que no deben entrar en negociación, como lo es recoger sus juguetes, mantener el orden en casa, respetar a las personas, etc.

• Permitir la autonomía: En vez de imponer las reglas, es importante hacerles ver qué está bien o mal y permitirles tomar sus decisiones; con ello haremos que el niño o la niña tenga conciencia de lo que hace y asuma sus responsabilidades y evitaremos que obedezcan sin entender por qué.

• Ejemplo de los padres: Es la mejor técnica de disciplina positiva. Los niños y niñas imitan todas las conductas que les llaman la atención, por ello, los padres deben actuar desde la coherencia y educar basados en el ejemplo.

Para la directora Rimon, los padres no deben incurrir en la disciplina física o vigilancia constante como método de implementación disciplinaria, ya que puede restarles autonomía en la toma de sus decisiones.

 

 

 

Categoría:

Comparte esta publicación :